CARDIOVIER E

Cardioprotector - Vasoprotector - Nefroprotector

Presentaciones
CARDIOVIER E 5 por 20 comprimidos
CARDIOVIER E 5 por 100 comprimidos
CARDIOVIER E 10 por 20 comprimidos
CARDIOVIER E 10 por 100 comprimidos
CARDIOVIER E 20 por 20 comprimidos
CARDIOVIER E 20 por 100 comprimidos

Prospecto:

Descargar
CardiovierE
CardiovierE-10Kg
CardiovierE-20Kg

Fórmula

Cada comprimido contiene:
Ramipril 0.625 mg, Espironolactona 10 mg, excipientes c.s.p. 100 mg para animales de hasta 5 Kg de peso.
Ramipril 1.25 mg, Espironolactona 20 mg, excipientes c.s.p. 200 mg para animales de hasta 10 Kg de peso.
Ramipril 2.5 mg, Espironolactona 40 mg, excipientes c.s.p. 400 mg para animales de hasta 20 Kg de peso.

Dosis

Las dosis de uso son: ramipril 0.125 mg/kg/día y espironolactona 2 mg/kg/dia.
Salvo otra indicación veterinaria, se aconseja:
1 comprimido de CARDIOVIER E 0.625/10 por día para un animal de 5 kg de peso.
1 comprimido de CARDIOVIER E 1.25/20 por día para un animal de 10 kg de peso.
1 comprimido de CARDIOVIER E 2.5/40 por día para un animal de 20 kg de peso.
El producto se administra 1 vez por día, preferentemente junto con la alimentación.
El producto deberá ser utilizado en forma crónica o de acuerdo al criterio del médico veterinario actuante.

Indicaciones

CARDIOVIER E se indica para el tratamiento de la Insuficiencia Cardíaca Congestiva, causada por insuficiencia valvular (endocarditis, endocardiosis mitral) o cardiomiopatía.
El uso del Ramipril ha demostrado que además de su acción inhibidora de la enzima convertidora de angiotensina, ejerce una serie de efectos benéficos específicos como cardioprotección, vasoprotección y nefroprotección. La asociación con espironolactona, un antagonista de la aldosterona, permite sumar el efecto diurético débil y la acción antifibrótica de esta droga.
El tratamiento con CARDIOVIER E detiene el remodelado cardiaco, el remodelado eléctrico, reduce la fibrosis vascular y renal, y contribuye al mantenimiento de la funcionalidad anatómica y fisiológica de la vasodilatación.
La adición de la Espironolactona a la terapia cardiaca convencional redujo el riesgo de morbilidad y mortalidad cardiaca en perros con degeneración mixomatosa de la válvula mitral cuando se compara con la terapia convencional sola.
La Espironolactona ha demostrado proteger al desarrollo de glomerulonefritis en insuficiencia renal, disminuyendo la proteinuria y la excreción de colágeno en la enfermedad renal crónica.